viernes, 11 de marzo de 2016

<< Déjame sola >>



















Ella siempre me dijo: 
"Si te pierdo, mantén la calma y colócate en un sitio alto para que pueda verte"
Ella siempre me encontró.
El agua deja la orilla.
No hay sitios suficientemente altos para que puedas cogerme.
El agua vuelve a la orilla.
Llora por dentro pequeña,
N O  P I E R D A S  L A  C A L M A.
Escucha las olas.
No temas por nada.
Inhala.
Siguen sonriendo.
Exhala.
La vida sigue sucediendo.

              
                dispara.


jueves, 10 de marzo de 2016

Dèja vu

<< Cállate, zorra, CÁLLATE >>



















Media vida discutiendo contigo,
se está haciendo viejo.
De verdad, tú crees que te mereces eso.
Abusada, olvidada, anestesiada.
Por los demás,
por ti.
Es lo que eres, ¿no es así?

No eres dulce ni buena,
no mereces que te alaguen ni te quieran.
Eres sucia, malvada.
Sólo estás a gusto entre camellos,
gatos callejeros,
tú no eres eso.

Eres bonita con tus kilos de más,
por dentro.
Lloras cuando nadie te escucha
para que no sufran por ti,
te pones tu sonrisa cada mañana 
y los haces reír.

Bailas y cantas,
haces el tonto.
Lees y aconsejas,
te flagelas por cada error que cometí.

No mereces al chico bueno
pero tampoco al malo,
te mereces a ti.
Con tus pequeñas virtudes y tus grandes defectos.
Porque eres tú,
la niña bonita de papá y mamá,
el milagrito de tu tía,
la del corazón de cristal.


Mood : Luzbel - Arce

jueves, 3 de marzo de 2016

Me tienes harta

<< ¿Y qué?¡EH!¿Y qué? >>













Me pregunto cuántas veces te has parado delante del espejo, observándote detenidamente, en busca de alguna grieta o señal de que has desaparecido; un destello de que la cáscara vacía de lo que fuiste vuelve a estar ahí.

Me pregunto si conoces el miedo. El miedo crudo. Ese que te paraliza y te encuentra en tu peor momento. Me pregunto si tienes que vivir con él como yo. 

Me pregunto si te han hecho odiarte hasta los que más querías, si te has visto señalada por el dedo de hasta el que te crió. Sé que sabes lo que es sentirse nada, me pregunto si sabes lo que es ser nada. Me pregunto si sabes lo que puede llegar a ser, a doler.


Me gustaría saber si tu última década es mayormente feliz, si tienes pocos remordimientos y si tienes quien te abrace cuando las cosas no te salen bien. 

No me hables de miserias. De verdad, no lo hagas.
Lo he intentado, juro que lo he intentado pero no puedo.
No soporto escuchar los problemas de alguien más.
Quiero gritar, gritarle a todo el mundo que se vayan a la mierda,
y que se vayan ya.


Como esa canción en un idioma extranjero,
en la que el ritmo te invita a bailar 
pero cuando entiendes la letra
sólo te sale llorar.


sábado, 27 de febrero de 2016

Esto no es mi ego (aunque lo parezca)

<< Mira tú, se me había olvidado lo que era sonreír porque sí>>



















Imperfecta y tan poderosa,
te machacas. 
No me quiere, no me quiero.
Me busca y no lo encuentro.
Tan perfecta y te preocupas.

Y yo que me paro, 
te miro y veo,
             realmente te veo.

               -Joder, sí que es preciosa la jodía-

Que por dentro estás hecha de colores.

Si te lo digo, te sonrojas
pero querida,
cuando. 
llueves.
 enamoras.


jueves, 25 de febrero de 2016

Coordenadas

<< Nadie me dijo que iba a ser tan difícil hacer las paces con el pasado >>







Enjabona, enjuaga, repite.




¿Soy confusa o estoy confundida?
Creo que todavía tengo grietas en la piel. 
¿Soy culpable o me echo la culpa?
Acabaré más loca de lo que empecé.




ojalá. pudiera. llover.



miércoles, 24 de febrero de 2016

Patatas fritas

<< You look like a movie, you sound like a song >>
Adele














La vida es rara, muy, muy rara.
Tanto como un californiano y una gallega bailando flamenco.
Te juro que sólo pensarlo hace que me ría.
Eso has traído a mi vida,
una serie de circunstancias extravagantes
y extremadamente divertidas.

Sólo quiero escribirlo
porque nunca quiero olvidarlo.

Voy a guardarte como uno de mis recuerdos más preciados.





martes, 16 de febrero de 2016

Algún día te lo dejaré leer

<< Quererte no fue cosa de un día y eso, creo, lo hace mejor >>

















Tienes once y te dicen que tu madre acaba de morir, tienes que avisar a tu padre. Te coge el teléfono, sueltas "mamá murió", cuelgas y no vuelves a coger. Tu padre jamás te echa en cara nada.
Tienes trece y te da un coma etílico, cuando te llevan al hospital dices "papá, déjame morir", lo oyes llorar... jamás te echa en cara nada.
Tienes catorce y apareces en casa de tu padre con una cresta rubia.
Tu abuelo amenaza con raparte pero tu padre sólo se echa a reír.
Tienes quince y estás completamente descontrolada, pides que te lleven a un internado, papá paga el mejor que puede encontrar. 
Tienes dieciséis y dices que si apruebas quieres un piercing, tu padre te acompaña, te haces dos y le parece bien.
Tienes dieciocho y apareces con tu primer tatuaje, tres o cuatro piercings más y tu padre sólo te mira y sonríe.
Tienes diecinueve y dices que te vas, a 300 km de distancia, por amor. Tu padre te mira y te dice que hagas lo que te haga feliz.
Tienes veintidós, llamas llorando, dices que has vuelto y que no te sientes bien. Tu padre te tranquiliza y te dice que él sólo quiere que seas feliz y que cuando quieras, su casa es tu casa.
Tienes veintitrés, no puedes más. Estás confundida, angustiada y no sabes que hacer. Tu padre te acoge, te abraza y te repite "vamos a hacer lo que haga falta para que estés bien, lo importante es que seas feliz".
Doce años se resumen fácil, eh.
El día en que me case, si lo hago, será un hombre que se parezca a ti, aunque dudo que lo haga porque jamás encontraré a ninguno que te llegue a la suela de los zapatos, papu.

Gracias, por siempre -y a pesar de todo- dejarme ser.